lunes, 6 de marzo de 2017

Una ecuatoriana inscribe el locro en el libro Guinness


Paulina Baum, una joven de 16 años, llevó el locro de papas, una de las más tradicionales sopas que se preparan en Ecuador, al libro de Récords Guinness, con la preparación de más de 20.000 porciones en una gigantesca olla instalada en uno de los parques más importantes de Quito.


En la preparación del portentoso potaje se utilizaron 3.000 kilos de papas, mil litros de leche, mil kilos de queso, 20 litros de achiote (aceite de color), 20 kilos de sal, 250 de cebolla blanca larga, diez kilos de paico o epazote (planta medicinal) y otra cantidad igual de cilantro.


La gigantesca olla de tres metros de diámetro y 1,40 de profundidad, y cuya tapa era levantada con grúa, se instaló en una zona del Parque Bicentenario, en el norte de Quito, calentada por leña que ardía con el impulso de ventiladores eléctricos.


Miles de ciudadanos acudieron al Parque Bicentenario a disfrutar del llamado "LocroFest" y, aunque los comensales debieron esperar más de cuatro horas para servirse las porciones, al final fueron atendidos por un ejército de voluntarios, la mayoría estudiantes de las áreas de gastronomía de la Universidad de las Américas (Udla).


Paulina Baum, la organizadora, comentó a Efe que esta iniciativa surgió como un proyecto de colegio, pero que fue tomando forma con el tiempo.


Ella pensó "hacer algo grande y lindo por la ciudad" y se decantó por tratar de inscribir en el libro Guiness el locro de papas, "porque es uno de nuestros platos más tradicionales".


Más de 40 cocineros profesionales y unos 500 voluntarios, entre ellos los estudiantes universitarios, se pusieron el delantal para ayudar a concretar la idea de Baum, que también contó con importantes auspicios de la empresa privada y del Municipio quiteño.

Aseguró que, para mantener la tradición, se usaron en la preparación "papa chola, papa leona y papa chaucha", tres de las más de mil variedades que se cultivan en los Andes.


El plato, además, va acompañado de aguacate y queso tierno, lo que le da una "textura y sabor increíble", comentó Hidalgo, quien piensa que la cocina ecuatoriana, por su variedad y rigor, puede fácilmente ingresar en el menú mundial.


"Un locro es bienvenido en cualquier lugar del mundo, más aún si se guarnece de queso, chicharrones, queso fresco o maíz tostado", comentó el jefe de cocina.


Los parámetros que se han considerado para otorgar el Récord servirán de base para que se pueda visualizar esta hazaña a nivel mundial y para que puedan surgir otras iniciativas que intenten superarla, remarcó Ramírez.

Los miles que acudieron al "LocroFest" vitorearon la hazaña, pero también saborearon de manos de expertos una de las sopas tradicionales y ancestrales de esta tierra andina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada