miércoles, 23 de noviembre de 2016

SALSA DE PIMIENTA PARA CARNES

Ingredientes

• 1 c/s de aceite de oliva virgen
• 1 y ½ c/s de pimienta negra en grano (o 1 c/s de pimienta verde)
• 40 gramos de coñac
• 400 gramos de leche evaporada
• 1 c/c aprox. de pimienta negra recién molida
• 15 gramos de concentrado o glacé de carne
• Sal

Preparación

Pon una cazuela baja o sartén a calentar con el aceite de oliva virgen e incorpora la pimienta negra en grano. Cuando empiece a crepitar, incorpora el brandy y baja el fuego, deja reducir y evaporar el alcohol, y cuando quede un tercio del contenido inicial, añade la leche evaporada.

Sube a fuego medio y condimenta con la pimienta negra recién molida, el concentrado de carne y sal al gusto. Deja que rompa a hervir y baja el fuego.

Cuece hasta que la salsa empiece a espesar, sin dejar de remover con una espátula o cuchara de madera. Si vas a servir la salsa de pimienta inmediatamente, redúcela hasta conseguir la densidad deseada, pero si va a reposar un rato antes de servirla, retírala del fuego antes de que esté tan espesa como deseas, pues con el calor residual se continuará cocinando y reduciendo.

Si quieres guardar la salsa pimienta, déjala enfriar a temperatura ambiente moviendo de vez en cuando para evitar que se forme una fina película oscura y seca, o cúbrela a piel con film de cocina. Después puedes introducirla en un tarro con tapa hermética y reservar en el frigorífico. Para recuperarla, puedes calentarla al baño maría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada